El Distrito

Monte San Giusto

Monte San Giusto, o país do calçado. Estudos recentes em nossa área mostram o início da atividade do calçado na Idade Média. Alguns estudiosos ainda datam de 1385 do primeiro código de sapato: ‘Statues of the Shoe Care’.
No entanto, em um documento de 1821, diz-se que já na terra de San Giusto encontrava-se uma florida escola de Calzolari.

Através do censo de 1901, foi possível estabelecer que, no Monte San Giusto, a indústria do calçado era de cerca de 323 (252 sapateiros, 59 sob 15 e 71 stitchers), num complexo de 821 habitantes, a cidade velha onde Cerca de 40 Artesanato artesanais foram concentrados. De 1920 a 1930, a fase de inovação tecnológica começou com a introdução das primeiras máquinas de costura que permitem ao setor evoluir com novos modelos, além do habitual Chiocchiere ou Pappucce. Eles vêm com ‘Botas polonesas’ para meninos, botas Ida com saltos altos, saltos de madeira ou cortiça.
A mesma produção de mãos dadas perde sua rugosidade e começa a comprar uma linha, um estilo, uma elegância tão importante para ser admirado e vendido em todo o mundo, especialmente após a Segunda Guerra Mundial e até hoje.

Deixando de lado a história atual, conhecida por todos e caracterizada pela globalização da produção que perdeu todas as peculiaridades da maioria dos distritos de calçados italianos, é interessante ilustrar, em sua maior parte, como os sapatos foram originalmente construídos.

n de calzado, es bueno mencionar qué zapato esencial que utilizamos para nuestros zapateros.

Tabla (banquete) más o menos grande con el plano dividido en diversos sectores en los que yacen las herramientas indispensables para el mecanizado: martillo específico, varios tipos de pinzas y pinzas, ojales fórceps, punzones pequeños y grandes, las formas de diversos tamaños, trincetto y piedra de afilar para afilar, escofina, archivo, clavos de diferentes tamaños (llamadas semillas), tratados con brea hilo para coser la parte inferior, cubo de agua para remojar y ablandar el cuero, cartón y abundante pegamento para la construcción inferior. Las mujeres también necesitan paño ligero o cuero para completar la parte superior. Armado con el material anterior, en la madrugada el jefe artesano se pone a trabajar con los diversos componentes de la familia, entre ellos algunos niños y algún joven aprendiz, para aprender el oficio, su origen no sólo toma ninguna paga, pero su familia tiene que compensar de alguna manera el dueño de la tienda que alberga en su escuela de calzado y de aprender un oficio.

La Calzoleria en Monte San Giusto

Al principio del día laboral, el jefe de comercio distribuye a cada uno el trabajo que se debe hacer y establece la cantidad de zapatos para construir en el día. Este programa se llama etapa. Son generalmente 6 parejas en cuero y piel, 10 e incluso 12 en tela. Una vez establecida la etapa, no deja de funcionar hasta que se completa. Todos los pares construidos se cuelgan en las paredes del laboratorio o mejor aún en las vigas del mismo. Cada parte del zapato es hecha a mano y la parte superior es cosida a mano por la mujer con una aguja simple, después de unir las varias piezas cortadas por el jefe de tendero o un trabajador experto de su confianza. La parte superior acabada se moldea sobre la forma elegida y se fija sobre una suela inferior con las semillas para la denominada sujeción. Cuando esta operación delicada se completa, la tabla se fija al tablero con una buena cantidad de pegamento y finalmente un fondo de rastrojo cosido a mano del tablero. Hasta 1930 la producción de calzado, en el sentido moderno, no hay sino que surgen, sin embargo muchos talleres al igual que en el lugar de proveedores comerciantes todos los componentes y todas las herramientas necesarias para la construcción del zapato de cuero, pieles, forros, cordones , ojales, semillas, hilados … Una última anotación de transporte. Hasta ese momento, los zapatos, unidos entre ellos derecha e izquierda, fueron enviados en bolsas de diferentes tamaños. Las mercancías viajan por ferrocarril cuando existe.
Cuando todavía había fue transportado por los agentes de carga equipados con grandes carros tirados por caballos fuertes, esto significa lento e inseguro porque está sujeto a los ataques de los bandidos que infestaban los caminos intransitables y encajada entre matorrales.

Este breve documento se basa en el libro: Centone Sangiustese Prof. Giuseppe Cipriani Valentino a la que damos nuestro agradecimiento a la investigación a fondo, la pasión y la experiencia profusa en su obra.